Inicio Contacto RSS
|
¿Por qué este lunes la Nasa estrelló una nave espacial contra un asteroide?
ilustración de Dart llegando al asteroide
ilustración de Dart llegando al asteroide

Ayer la misión DART (prueba de redireccionamiento del asteroide doble, de la Nasa), colisionó contra un asteroide de manera intencional para tratar de redireccionarlo y "defender a la Tierra de posibles peligros de asteroides o cometas". Es la primera vez que sucede algo así. Patricio Zain es Doctor en Astronomía por la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas (UNLP) e investiga la evolución colisional, dinámica de los asteroides y cuerpos menores del Sistema Solar. Lo entrevistamos para conocer mejor de qué se trata la misión.

La misión DART de la Nasa despegó el año pasado, hacia fin de año con un objetivo: alcanzar un asteroide doble, un sistema binario compuesto por dos rocas: Didymos, de 780 metros de diámetro y Dimorphos, que orbita a Didymos, de 160 metros. Es un asteroide cercano a la Tierra y ayer fue el impacto. Según Zain ésta es una misión distinta a todas las enviadas al Sistema Solar: "lo que buscan es ver si es posible defender la Tierra de la amenaza de un impacto de un asteroide. Y para eso, DART impactó contra Dimorphos".

-¿Podrían impactar contra la Tierra?

No necesariamente. Hay una gran población de asteroides cercanos a la Tierra, que son los que constantemente aparecen en las noticias cuando se dice: "se acerca tal asteroide". Todo el tiempo pasan asteroides, nos pasan cerca, entre la Tierra y la Luna. Algunos se acercan mucho y otros poco. Si pasan cerca, eventualmente, alguno podría impactar. A los dinosaurios los extinguió uno, de diez kilómetros de diámetro. No hace falta que sea uno tan grande. En Tunguska, en 1908, hubo una gran explosión en la región siberiana de Rusia y la desencadenó un asteroide de 50 metros. En 2013 hubo otra explosión, también en Rusia, y no fue con un asteroide tan grande, sólo de 15 metros, pero la onda de choque de la explosión reventó vidrios, chapas y, afortunadamente, no murió nadie. Un impacto de un asteroide no necesariamente es un apocalipsis. Pero si hablamos de algo mayor a 100 metros, puede generar una destrucción regional, puede destruir ciudades".

Gráfico que muestra las dimensiones del asteroide y las compara con edificios famosos de la Tierra

-¿Sabemos cuántos asteroides hay cerca nuestro?

Hay gente que trabaja en campañas de búsqueda de asteroides. Los asteroides grandes, mayores a un kilómetro, son los que menos nos preocupan. Son aproximadamente mil y están casi todos descubiertos. El tema es que hay pocos objetos grandes y muchos objetos chicos. Los mayores a 100 metros están descubiertos en un 40%. Hay todavía un gran camino por recorrer. Hoy sabemos que, al menos en los próximos 50 años, no va a aparecer alguno que impacte contra la Tierra. Pero eso no quita que mañana, de repente, se descubra otro. Por eso se hacen las campañas de detección, para estar preparados para cualquier eventualidad.

-¿Qué podemos hacer si descubrimos que hay un asteroide que, en algún momento, va a impactar contra la Tierra?

Esto no es como las películas. Todas las misiones requieren su planificación. Explotarlo no es lo más inteligente. Si hay algo que está viniendo hacia la Tierra y lo explotamos, esos fragmentos van a caer en la Tierra. Lo más inteligente es desviarlo. El tema es cómo. Hay un montón de ideas propuestas pero, hasta ahora, esas ideas siempre fueron parte de las conferencias, los papers y los proyectos pero no fueron llevadas a la práctica.

-¿Qué es DART?

Es la primera experiencia. La misión DART es un testeo de una de todas estas ideas. La misión fue lanzada el año pasado y el impacto va a ser este lunes. La DART es una nave de unos 500 kg que va a impactar contra el asteroide chico que orbita al grande. La idea es que con ese impacto, a una velocidad de 6 kilómetros por segundo, se realice una transferencia de momento y se logre frenarlo. Ese frenado va a modificar la órbita del asteroide chico y lo va a acercar un poco al asteroide grande. Desde la Tierra vamos a poder medir ese cambio en el período orbital. Sabemos que el asteroide chico tiene un período orbital de 11 horas 55 minutos. Se espera que el cambio sea por lo menos de 70 segundos. El tema es que no se sabe cuál va a ser el efecto, cuánto va a ser el cambio en el período orbital. No es solamente pegarle: el impacto puede generarle un cráter, puede deformarlo, le puede modificar la rotación. Hay un montón de cosas que no se saben y que se van a evaluar después.

 Gráfico que muestra el recorrido de Dart y el posible impacto en el asteroide

-¿Y ese impacto va a generar consecuencias inmediatas?

Después del impacto, hay que evaluar cómo se van a propagar esos cambios en el tiempo. Este impacto es una primera parte. En 2024, la Agencia Europea ESA, va a mandar una sonda llamada Hera y va a ver cómo quedó todo un tiempo después. Se verá, por ejemplo, cómo quedó el cráter y qué cambios tuvo, porque todas las perturbaciones que hacemos en un asteroide se propagan.

-¿Por qué hacemos esto?

Supongamos que detectamos que un asteroide va a impactar en un futuro. Si un asteroide es una amenaza, lo ideal sería que pase de largo y no nos impacte. Sería generarle una pequeña desviación y ver qué pasa cuando se propaga. Si en el futuro se nos acerca un asteroide, a partir de DART tendremos algunas respuestas. ¿Alcanza con un impacto? ¿Tienen que ser varios? ¿A qué velocidad hay que impactar? ¿Con qué ángulo? ¿Eso depende de la cohesión del asteroide? ¿Cuánta energía hay que darle?

-¿Por qué la Nasa elige impactar sobre Dimorphos, el asteroide chico?

Porque es un laboratorio, podemos verlo desde la Tierra y hacerle un seguimiento, podemos ver su rotación. El otro es más grande y orbita alrededor del Sol. Como el período de Dimorphos es de varias horas, podemos hacer ese seguimiento. El asteroide grande está orbitando alrededor del Sol, y ahí se pone más complicado. La dinámica de los asteroides grandes que orbitan en el Sistema Solar Interior es muy caótica. Una mínima perturbación, propagada en el tiempo, genera grandes consecuencias.

-¿Impactar contra el asteroide es la única manera que tenemos para desviarle la órbita?

No. DART es una técnica, pero hay otras. Hay una que se llama Tractor Gravitatorio. Iba a ser testeada hace algunos años, pero el gobierno de Trump la canceló. Con el tractor, se envía una sonda que se pone a orbitar alrededor del asteroide y, con la atracción gravitatoria mutua, se termina generando un empuje y, eso acumulado en el tiempo, puede generar cambios.

-Y entonces, ¿Por qué se eligió llevar adelante la DART en vez de la técnica del tractor gravitatorio?

Tal vez sea porque es más simple y la más fácil de medir. El tractor es una técnica que puede llevar muchísimo tiempo. En cambio, la técnica del impacto es algo inmediato, y el cambio lo ves enseguida. Además, es más vendible; ya sabemos que el lunes es el día del impacto, es más espectacular. El tractor es un proceso de años. Me gustaría que esta técnica sea eficiente. Porque, lo cierto, es que no estamos preparados para la amenaza de un asteroide. Por eso, esta misión, si sirve, nos puede dar mucha información. Es el primer paso para conocer más.

Este año, durante los últimos días de octubre, el Doctor en astronomía y docente uruguayo, especialista en Ciencias Planetarias e integrante de la misión DART, Gonzalo Tancredi, estará en la Argentina y dará un seminario en la FCAG.

 

Actualizado el 27/09/2022