Secciones

18 de octubre de 2017

  • Temperatura: 15,3 C
  • Sensacion termica: 15,2 C
  • Humedad: 93%
  • Presion: 1004,7 hPa
  • Viento: S a 35,4 km/hr
  • Lluvia: 9,6 mm
[+] info     

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Primera luz del telescopio “Rafael Montemayor”

Con la presencia de la familia del Ing. Rafael Montemayor, quien donó a la UNLP un telescopio que le perteneciera, y autoridades y personal de las Facultades de Cs. Astronómicas y Geofísicas (FCAG) y de Ingeniería, quedó formalmente inaugurado ese instrumento astronómico cuyo espejo tiene 45cm. de diámetro. Esto da inicio a una serie de proyectos y utilidades científico-tecnológicos con lazos entre diferentes disciplinas.

Primera luz del telescopio “Rafael Montemayor”

La familia Montemayor

La Decana de la FCAG, Dra. Alicia Cruzado reseñó el camino que llevó a que esta donación por parte de un apasionado como el Ing. Montemayor, haya generado la creación de un equipo interdisciplinario que involucra a astrónomos, ingenieros, electrónicos, técnicos, informáticos, personal docente y no docente y diferentes áreas en ambas Facultades.

“Por fin llegó el día luego de más de dos años de trabajo, -reseñó la Dra. Cruzado- todo esto comenzó con Sara, una de las hijas de Ann y de Rafael, que un día se contactó con nosotros y nos ofreció donarnos este telescopio, como fue el deseo de Rafael antes de fallecer. Se trata de un instrumento diseñado y construido por él durante 18 años, y que quiso que la UNLP lo tuviera. Ahí comenzamos a generar un equipo de trabajo y llagamos a que el Proyecto “Montemayor” fuera declarado por nuestro Consejo Directivo como de interés prioritario científico y tecnológico”.

La Dra. Cruzado agregó que “participó también la Facultad de Ingeniería; su Decano, el Ing. Marcos Actis, siempre apoya nuestros proyectos y ha brindado becarios para trabajar en este proyecto y también el uso de sus instalaciones”.

“Lo que más rescatamos es que gracias a este telescopio que nos han donado,  se ha puesto en marcha en nuestra Facultad un equipo multidisciplinario de trabajo, capaz de hacer desarrollo instrumental astronómico; implicó mucho trabajo, desde el traslado de las piezas de Bariloche (residencia de Ann de Montemayor) a La Plata, el relevamiento de las piezas, la construcción de piezas faltantes, el ensamble de toda la instalación, la construcción del albergue del telescopio,  y el trabajo que aún falta: la automatización y la posterior robotización. Obviamente que esto requirió una inversión monetaria que bien vale la pena. Esa inversión que hicimos fue posible gracias a un proyecto que presentaron a nuestro Consejo Directivo el Dr. Rubén Vázquez quien es asesor científico del proyecto y Martín Schwartz, responsable del armado y la puesta en funcionamiento del telescopio”.

Al ser declarado como de interés prioritario científico y tecnológico pudimos asignar recursos económicos y humanos como para llegar hasta acá y esperamos continuar aún más”.

Por su parte el responsable del Proyecto, Martín Schwartz, agradeció a todos los involucrados, “este fue y es un proyecto lindísimo y promete mucho más. Deseo mencionar a todo el equipo que participó y, lógicamente, a Ann, la señora  de rafael Montemayor, Sara y Diana, sus hijas. En primer lugar agradezco a Alicia Cruzado por la confianza, a Rubén Vázquez por el apoyo y asesoramiento científico y a todo el grupo de trabajo que está separado en tres áreas diferentes: el área de Mecánica de la FCAG, donde está Kevin Macedo, Carlos Winschu, Jorge Capobianco, Lorenzo Lamalfa, quienes hicieron las piezas faltantes y el armado de la casilla donde está el telescopio. Del Laboratorio de Electrónica, menciono a los Ing. Guillermo Rodríguez y Ezequiel García, a Adrián Paradini, Ernesto Vilche. En Informática está Alejandro Zurita y Alex Boette que han generado un programa, software que permite el control remoto y automático del telescopio. Cuando se termine de completar la electrónica, este telescopio va a poder manejarse de forma remota. También quiero agradecer a Gastón Folatelli, Mariana Orellana y Julián Carpinetti con quienes hemos hecho muchas reuniones para decidir distintas acciones”.

El Dr. Rubén Vázquez agradeció a la familia Montemayor por esa donación, “no soy quién para interpretar el pensamiento del Ingeniero Montemayor pero sí puedo decir que supo que si depositaba este equipo acá, nosotros íbamos a saber qué hacer y ponerlo en valor. Fue y es un equipo costoso, útil para hacer determinada ciencia y es una obligación comprometerse con el proyecto”.

“Se abre un campo que hacía mucho estaba dormido en esta Casa y esto es revitalizante, es el comienzo de una etapa fructífera porque vamos a aprender muchísimo armando este tipo de instrumental. Nos queda el proceso de automatización para operaciones simples y la robotización para operaciones más complejas y finalmente la observación remota con un mínimo de sostenimiento, en algún lugar que será su lugar definitivo. La óptica del telescopio es buena, eso es muy alentador y servirá para hacer ciencia de consolidación del conocimiento, observar tránsitos, asteroides, astrosísmica, etc.”.

Por su parte, la Sra. Ann de Montemayor agradeció emocionada en nombre de toda su familia; rodeada de sus hijas y nietos, Ann recordó la profunda ligazón de su marido con la UNLP a pesar de que había estudiado en la Universidad de Cuyo. “Me hace feliz que su telescopio esté aquí, en una universidad nacional y que ayude a la ciencia argentina.  Esto lo hubiera hecho sumamente feliz, muchas gracias a todos”. También recordó que Rafael Montemayor siempre amó construir instrumentos, pulir vidrios, y si bien su trabajo lo ligó a la física de partículas en el Instituto Balseiro, le gustaba mucho la astronomía y los telescopios. “Fue una persona humilde, culta y que se interesaba por todo; antes de morir y viendo que no podría continuar con su proyecto de construcción del telescopio, me dijo que lo ofreciera a la UNLP y así lo hice; me hace muy feliz verlo en esta Facultad”.

 

Al ser consultado sobre distintas acciones en común con la Facultad de Cs. Astronómicas y Geofísicas, el Ing. Marcos Actis, Decano de la Facultad de Ingeniería destacó que “este tipo de proyectos, más allá del tema del proyecto en sí -sea Belisario, la producción para el Planetario- o éste, permite reunir a estudiantes, docentes, no docentes, contratados. Da alegría llegar al Observatorio y ver montado el telescopio, se sale del pesimismo de que no se pueden hacer las cosas. Me fascina ayudar en esto y me siento parte, aunque sea en pequeñas cosas. Me ha pasado que un padre le dice a su hijo, -ese también colaboró en Belisario- son cosas que reconfortan más que un millón de dólares”.

Además, Actis señaló, “la felicito a Alicia, sé y me consta la energía que le puso y la determinación de llevar adelante este tipo de acciones; es una persona maravillosa  y comprometida”.

 

 

 

Acciones de Documento
Herramientas Personales