Secciones

16 de octubre de 2017

  • Temperatura: 23,3 C
  • Sensacion termica: 24,0 C
  • Humedad: 65%
  • Presion: 1010,8 hPa
  • Viento: NE a 6,4 km/hr
[+] info     

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Febrero nos recuerda que el 2016 es año bisiesto: 29 días y…

Estamos todos de acuerdo en que un calendario es un sistema de división y cómputo del tiempo estipulado por el hombre para poder organizar sus diversas actividades. Y en esa empresa, las distintas civilizaciones se guiaron por la Luna, el Sol o ambos objetos celestes. Aunque convive con otros calendarios, basados fundamentalmente en tradiciones religiosas o que toman a la Luna como referente, el Gregoriano -calendario que toma al Sol y la traslación de la Tierra a su alrededor- es el más utilizado en el mundo.

Febrero nos recuerda que el 2016 es año bisiesto: 29 días y…

29feb

Por Alejandra Sofía

Consultada sobre años bisiestos, la Dra. Silvina De Biasi, reseñó que “los seres humanos definimos una escala de tiempo en base a movimientos periódicos; antiguamente se tomaron los ciclos de la Luna, como es el caso de los calendarios   islámico, hebreo, hindú. Otro movimiento periódico fácilmente observable es la traslación de la Tierra alrededor del Sol y la sucesión de las estaciones, lo que en astronomía llamamos el año trópico. La necesidad de incorporar un día al mes de febrero cada cuatro años, responde a la adecuación del año civil con el año trópico, es decir, el ciclo de las estaciones. Un año trópico es de 365,24,22 días solares medios y el año gregoriano es de 365,24,25 días”.

 

Esa pequeña diferencia es necesaria “acomodarla” cada 4 años. En una definición más precisa de esta ocurrencia astronómica, un año trópico es el tiempo que transcurre entre dos pasos consecutivos de la Tierra por el equinoccio de marzo y el de septiembre, es decir, cuando la duración del día y la noche son idénticas. El tiempo que separa dos equinoccios del mismo tipo es de 365,24,22 días.

 

La Dra. De Biasi recuerda que fueron los egipcios quienes observaron a Sirio, la estrella más brillante del cielo, y observable en los dos hemisferios, quienes advirtieron que en un día de julio, un día antes de que Sirio saliera y se pusiera junto con el Sol, el río Nilo inundaba sus costas, con el beneficio que ello resultaba para la vida agrícola. Entonces utilizaron ese acontecimiento natural para definir su calendario solar. Los egipcios adoptaron un calendario de 365 días, dividido en 12 meses de 30 días, con 5 días adicionales.

 

Por otra parte, el calendario Gregoriano tomó el calendario Juliano surgido en el Imperio Romano, cuando Julio César lo establece en el año 46 a.C. Se componía de 365,25 días solares medios, dividido en 12 meses de 29, 30, y 31 días. Cada 4 años se agregaba un día entre el 23 y 24 de febrero.

 

“Durante la Edad Media, y con la religión católica preponderante en Europa, se fijó en el Concilio de Nicea (325 d.C.) una fecha para calcular la Pascua; para ello tomaron el primer domingo después la luna llena que ocurría cerca del equinoccio de marzo. En esa época el equinoccio de marzo ocurrió el 21. En 1582, como el calendario juliano tenía un retraso en ese momento de 10 días con respecto al año de las estaciones, surgía un gran problema. El Papa Gregorio XIII introdujo la  modificación de que fueran bisiestos los años divisibles por 4 y los siglos divisibles por 400. Es decir, fueron bisiestos los años 1600, 2000, y lo será el 2400 y el 2800. De esta manera el calendario civil se ajusta más al año de las estaciones;  se necesitan 3300 años para que la diferencia entre el año de las estaciones y el calendario gregoriano sea de un día”.

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

La Dra María Silvina De Biasi es Prof. Adjunto de la Facultad de Cs. Astronómicas y Geofísicas y miembro del IALP, CCT La Plata-CONICET.

 

 

Acciones de Documento
Herramientas Personales