Secciones

26 de julio de 2017

  • Temperatura: 13,9 C
  • Sensacion termica: 14,1 C
  • Humedad: 94%
  • Presion: 1021,5 hPa
  • Viento: SE a 3,2 km/hr
  • Lluvia: 0,2 mm
[+] info     

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

35 años sin Ana Teresa Diego. Por Alejandra Sofía

La Facultad de Cs. Astronómicas y Geofísicas de la UNLP homenajeó en la jornada a Ana Teresa Diego, estudiante de dicha institución, desaparecida en septiembre de 1976. El 30 de septiembre se cumplen 35 años desde que Ana Diego desapareciera en las cercanías del Observatorio Astronómico, luego de una cursada de la carrera que había elegido: astronomía. Para seguir recordándola siempre, han pedido que un asteroide lleve su nombre.

 

El Decano de la Facultad de Cs. Astronómicas y Geofísicas, Dr. Adrián Brunini  fue quien inició una serie de testimonios para homenajear a Ana Teresa Diego. “La protagonista en el día de hoy es Ana, no nosotros;  no fui compañero de ella porque ingresé  en 1979. En la Facultad, en toda la Universidad y en toda la sociedad en ese año  se veía la declinación de la maquinaria del terror que se había instaurado en el país. En esta Facultad había una atmósfera de absoluta quietud y silencio, no había debate ni nada, era el paradigma de la tranquilidad”.

 

Pero en los años anteriores no había sido así. Ana fue secuestrada varios años antes, en septiembre de 1976, cuando tenía 22 años, en la vecindad de la Facultad. En esa  época había muchísima menos gente que ahora, menos estudiantes y menos profesores; había más no docentes. El ambiente era todavía mucho más familiar de lo que es que ahora, todos nos conocíamos y teníamos estrechísima relación. Estoy seguro que ella hubiera sido auxiliar o profesora en los cursos que yo tuve pero desgraciadamente no tuve ese privilegio”.

 

“Lo único que podemos hacer hoy es pedir verdad y justicia, lo que no podemos exigir es memoria, eso lo tenemos que construir nosotros todos los días con nuestros actos.

Ana debería tener un sueño que es estudiar el cosmos y como para que ella esté un poco más cerca y que nunca más se borre su recuerdo, le acabo de pedir formalmente a la Comisión de nomenclatura de cuerpos menores del sistema solar, de la Unión Astronómica Internacional, que un asteroide lleve su nombre.”

 

El Lic. Luis Martorelli, profesor de dicha Facultad recordó que cursó dos años con Ana Diego. “Ana era una persona muy humana, con ella podíamos  discutir y mucho  pero era tan franca y seria que no te convencía sino que las ideas fluían en el diálogo.”

 

“Ana, ese día no quiso salir conmigo, esperarme. Luego de la clase yo pasé por la Biblioteca porque Araceli, una bibliotecaria divina, me reclamaba unos libros.  Le dije a Ana que me espere pero se negó porque estaba apurada. –Nos vemos en el bar de 1 y 48, nos dijimos, pero nunca más la vi.”

“Los ideales más importante de Ana eran cuidar a todos los demás y proteger a todos los demás; hacía carne todas esas cosas. ¿Qué nos puede dejar todo esto? Mantener la memoria y la historia y ustedes recordar, para que nunca más haya un Julio o una Ana.”

 

Por su parte la Abog. María Verónica Piccone, Directora de Derechos Humanos de la UNLP felicitó por la iniciativa y el video que pasaron sobre Ana Diego, producido por estudiantes  del CEPT N12 de Villa Ventana. “En el video han rescatado sus canciones  republicanas, su sonrisa,  qué cosas le gustaban…

Ana fue víctima de un circuito represivo que le tocó vivir a muchísimas personas de la UNLP.”

 

Tiara Battich, integrante del Centro de Estudiantes de dicha Facultad, leyó unas palabras que escribió una actual estudiante de la carrera de astronomía para Ana Diego; luego agradeció a “quienes cuentan esta historia porque muchas veces no ha sido fácil hablar esto, aún en las propias familias de desaparecidos.”

 

Acciones de Documento
Herramientas Personales