Inicio Contacto RSS
|
¿Cómo sigue la temporada de eclipses?
En la imagen se observa al sol con respecto a la luna y a la tierra generando el efecto umbra, penumbra y antiumbra.
En la imagen se observa al sol con respecto a la luna y a la tierra generando el efecto umbra, penumbra y antiumbra.

El eclipse parcial de sol que se pudo ver el sábado pasado no es el único: la temporada terminará en dos semanas, el lunes 16, con un eclipse parcial de luna. Mirá todos los detalles en el informe realizado por Romina Di Sisto y Eduardo Fernández Lajús, investigadores del CONICET y docentes de la Facultad.

Un eclipse de Sol ocurre cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol y los tres astros se encuentran relativamente alineados. Entonces, en las zonas donde el cono de sombra de la Luna, llamado "umbra", toca la Tierra, el Sol está completamente oculto por la Luna, dando lugar a un eclipse total de Sol.

En las regiones adyacentes a la umbra, la Luna oculta al Sol parcialmente generando una zona de "penumbra". Los observadores que se encuentran en la penumbra aprecian un eclipse parcial, con diferentes grados de oscurecimiento dependiendo de las condiciones del eclipse.

A medida que los tres astros se mueven, la umbra "barre" la superficie terrestre a lo largo de una franja donde el Sol permanece totalmente oculto. Los observadores ubicados a lo largo de esta franja de totalidad ven el eclipse total. La penumbra también barre parte de la superficie terrestre dejando una región mucho más extensa donde puede verse el eclipse parcial. Si la umbra no toca en ningún momento la superficie de la Tierra, pero sí lo hace la penumbra, entonces el eclipse se denomina "penumbral" o "parcial".

El eclipse del 30 de abril

Una nueva temporada de eclipses comenzó este 30 de abril con un eclipse parcial de Sol, y terminará 15 días después con un eclipse total de Luna, el próximo 16 de mayo.
En el caso de un eclipse parcial de Sol, la umbra nunca toca la Tierra, de modo que la Luna no cubrió al Sol por completo desde ningún lugar geográfico; sólo pudo apreciarse el disco solar cubierto en parte por la Luna. Estas fueron las condiciones de visibilidad del eclipse del sábado desde distintos puntos de observación del país.
Parámetros característicos del eclipse
El eclipse del sábado correspondió a la serie Saros 119, y fue el número 66 de un total de 71. Se observó en el Pacífico Sur y región austral de América del Sur y fue en la constelación de Aries. Tuvo una magnitud en el punto máximo de 0.64. En dicho punto, las coordenadas, semidiámetro aparente y paralaje horizontal del Sol y de la Luna fueron:

Sol
R.A.: 02:32:15.6
DEC: +14:57:53.4
S.D.: 15'52.6"
Par.Hor.: 00°00'08.7"

Luna
R.A.: 02:34:04.8
DEC: +13:57:49.0
S.D.: 15'04.0"
Par.Hor.:00°55'17.7"

Estos son los horarios (HOA, GMT-3) y duración del desarrollo completo del eclipse:

Fase: Parcial
Duración: 03:52:42.8
Inicio: 15:45:13.2
Fin: 19:37:56.0


Condiciones de visibilidad

El eclipse comenzó cuando la penumbra de la Luna incidió en el Océano Pacífico Sur. Luego fue tocando el continente sudamericano desde su extremo sur y se movió hacia el norte pero, debido a la rotación terrestre, el Sol fue quedando progresivamente cada vez más bajo sobre el horizonte, hasta ponerse. Para cualquier observador de este eclipse ubicado en América del Sur, es importante destacar que como el Sol estuvo muy cerca de la puesta entonces estuvo muy bajo sobre el horizonte O ó NO. Por esta razón era recomendable ubicarse en algún lugar descampado, o sobre un edificio o torre, si estamos en una ciudad. En muchos casos, sobre todo para el Este de nuestro país, el máximo del eclipse ocurrirá después de la puesta, de modo que no podremos apreciar este instante.

El mapa del eclipse muestra que fue observable principalmente desde el Océano Pacífico Sur y la mitad austral de América del Sur. Fue observable desde todo el territorio argentino con distintos grados de oscurecimiento, excepto al norte de Misiones. Además, fue visible desde Uruguay, Chile, sur de Bolivia y sur Paraguay y un pequeño sector de Brasil.


Acá podés ver los horarios y oscurecimientos de localidades representativas del mundo donde se vio el eclipse en forma total o parcial. Los horarios están en Hora Oficial Argentina, GMT-3. Los cálculos fueron realizados por R.P.Di Sisto y E. Fernández Lajús.

Cálculo y predicción de eclipses de Sol

La predicción y el cálculo de los eclipses ha obsesionado a los astrónomos desde tiempos remotos. Tras la publicación de los Principia de Sir Isaac Newton, los astrónomos abrieron la posibilidad de explicar todos los fenómenos que hasta entonces sólo se calculaban empíricamente en la mayoría de los casos. Sin embargo, el cálculo y la predicción de los eclipses implican los movimientos precisos de la Luna, el Sol y la Tierra, y la ubicación de un observador en la superficie de la Tierra.
En 1820, el astrónomo alemán Friedrich Wilhelm Bessel desarrolló una teoría simplificada para calcular y predecir las circunstancias locales de los eclipses solares. Definió un conjunto de parámetros, llamados ahora elementos besselianos, definidos en un sistema de coordenadas con origen en el geocentro, y orientados con el eje de la sombra (eje z al eje de sombra y el plano (x, y), el plano fundamental).
Esos elementos son, de hecho, cantidades geométricas que definen el tamaño y la orientación del cono de sombra con respecto a la superficie de la Tierra y el plano fundamental para cualquier instante durante el eclipse. Basados en este método, el Dr. Eduardo Fernández Lajús y la Dra. Romina Di Sisto, desarrollaron un código numérico para calcular los parámetros y condiciones de visibilidad de los eclipses de Sol. Los valores presentados en las tablas fueron calculados mediante este código. Además se pueden obtener otros parámetros como altura y azimuth del Sol para cada instante, salida y puesta, etc.


Para saber más descargá el informe completo acá. 

 

 

Actualizado el 02/05/2022